África

El Centro Internacional para la Justicia Transicional trabaja con organizaciones de la sociedad civil y ONGs en países africanos, afrontando temas post conflicto, aun cuando las violaciones de derechos humanos continúan en muchos de estos contextos.

  • Argelia

Con el pretexto de promover la “reconciliación”, el gobierno de Argelia concedió amnistía a los perpetradores de asesinatos y violencia generalizados que dejaron unos 150.000 muertos entre 1992 y 2002. El ICTJ ha trabajado con grupos locales de la sociedad civil en Argelia para desafiar las leyes de amnistía y promover la verdad, y reparación para las víctimas y sus familias. Leer más…

  • Burundi

Burundi sufrió dictaduras militares represivas y violentos conflictos entre hutus y tutsis desde la independencia en 1962.

Tras un golpe de estado en 1987, las tensiones entre los tutsis gobernantes y los hutus mayoritarios se intensificaron. Decenas de miles de personas murieron y decenas de miles de refugiados huyeron a países vecinos. La guerra civil a gran escala estalló en 1993, tras el asesinato del primer presidente hutu elegido desde la independencia.

Las conversaciones de paz para poner fin al conflicto comenzaron en 1998. En 2000, los principales partidos que representaban a los hutus y los tutsis firmaron el Acuerdo de Paz de Arusha. El Acuerdo estableció un gobierno de transición, encargando un acuerdo de reparto de poder entre los grupos hutu y tutsi.

El Acuerdo pedía el establecimiento de una comisión de la verdad y la reconciliación, un tribunal especial para juzgar a los perpetradores y una consulta pública para informar las decisiones sobre qué otras formas de justicia deberían adoptarse.

Después de retrasos repetidos, en julio de 2009 el gobierno inició este proceso de consulta con la ayuda de la ONU. Un Comité Directivo de Consultas Nacionales (NCSC) de funcionarios gubernamentales, representantes de las Naciones Unidas y grupos locales de la sociedad civil, organizó discusiones de grupos focales, reuniones comunitarias y entrevistas en todas las provincias. El NCSC presentó su informe al gobierno en abril de 2010, pero el gobierno aún no ha tomado medidas sobre sus recomendaciones. Leer más…

  • Costa de Marfil

El trabajo se ha centrado en incluir a las víctimas de toda la Costa de Marfil en el proceso de transición, con especial atención a los jóvenes y las víctimas que residen fuera de la capital. Se ha asegurado de que las voces de las víctimas se escuchen en la formulación de las políticas de reparaciones, mientras que proporcionan asistencia a los esfuerzos de la fiscalía.

Costa de Marfil se enfrenta a un desafío para garantizar que todas las víctimas, incluidas las que viven en zonas remotas, tengan la oportunidad de formular políticas de reparación. El ICTJ trabaja con las autoridades nacionales para aumentar la transparencia e inclusión de los programas de reparaciones, desde el desarrollo hasta la implementación. La organización llevó cabo un amplio proceso de consulta que identificó a 225 organizaciones de víctimas de base de Abidjan, Duekoue, Bangolo y Bouake, organizando discusiones con sus miembros. Las recomendaciones de las víctimas ofrecidas en estos foros fueron presentadas a los funcionarios de Abidján y constituyeron la base de un informe de agosto de 2016. Leer más…

  • República Democrática del Congo

A pesar del fin oficial de la guerra, la República Democrática del Congo sigue estando plagada de violencia, con civiles víctimas de asesinatos generalizados, violaciones de desplazamiento forzado y otros crímenes.

Después de independizarse de Bélgica en 1960, la República Democrática del Congo (RDC), entonces conocida como Zaire, sufrió una brutal dictadura de 32 años bajo la presidencia de Mobutu Sese Seko de 1965 a 1997. La política bajo su dominio se caracterizó principalmente por el clientelismo y neopatrimonialismo ; Mobutu era notorio para el comercio de recursos públicos con fines políticos, con lo que se agotan preciosos recursos estatales. Severamente debilitado por años de patrocinio institucionalizado, las instituciones estatales siguen siendo ineficaces en la República Democrática del Congo hasta el día de hoy.

Mobutu finalmente fue derribado durante lo que más tarde se conoció como “Guerra Mundial de África”. Esta guerra continental de 1996-2003 envolvió a nueve países y una miríada de más de cuarenta grupos rebeldes nacionales e internacionales. La campaña de Laurent Kabila de 1996-1997 para destituir a Mobutu desencadenó una violenta guerra civil y la prolongada presencia de los ejércitos ruandés y ugandés en el este de la República Democrática del Congo. El conflicto es notorio por graves violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, el reclutamiento de niños soldados y el flagelo de la violencia sexual.

Aunque el conflicto terminó oficialmente con un acuerdo de paz firmado por Uganda y la República Democrática del Congo en 2003, en 2007 el conflicto había exigido un número de muertos de aproximadamente 5,4 millones de personas. La guerra dejó atrás una infraestructura en ruinas y detuvo el desarrollo del país. Leer más...

  • Egipto

Después de un levantamiento en 2011 que derrocó al presidente Hosni Mubarak, Egipto ha visto el derrocamiento militar del presidente Morsi y ahora la victoria electoral del ex líder militar General Sisi. La agitación ha visto violaciones de los derechos humanos atroces para agregar a los años de represión bajo Mubarak. Los egipcios siguen exigiendo rendición de cuentas durante décadas de represión política. Existe asistencia técnica para remediar los errores del pasado y crear una sociedad que respete los derechos. Leer más…

  • Kenia

Kenia se enfrenta a un legado de violaciones de derechos humanos perpetradas a raíz de las elecciones de 2007. Desde 2008 se ha trabajado para instruir procesos penales, reforma institucional, búsqueda de la verdad y reparaciones.

Una historia de violencia no resuelta.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias de Kenia de diciembre de 2007 fueron seguidas por un período de intensa violencia y agitación política. Las acusaciones de manipulación electoral se entrecruzaron con tensiones étnicas, que se intensificaron en combates, disturbios, actos de violación y asalto y derramamiento de sangre. La violencia postelectoral provocó un número estimado de 1.100 muertes y una destrucción y desplazamiento generalizados.

En enero de 2008, los dos principales partidos políticos -el Partido de la Unidad Nacional del Presidente Mwai Kibaki y el Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga- acordaron negociar. Establecieron una paz incómoda y pidieron la creación de una comisión de investigación sobre la violencia postelectoral (CIPEV, o Comisión Waki) y una revisión independiente de la Comisión Electoral (IREC) para investigar la crisis.

Pero el ritmo de las reformas ha sido lento. El Tribunal Especial nunca fue creado, el proyecto de ley fue derrotado en el Parlamento en febrero de 2009. Leer más…

  • Liberia

El conflicto civil de 14 años de Liberia terminó en 2003, abriendo la puerta a procesos de justicia transicional tales como la búsqueda de la verdad y la reforma del sector de seguridad. En cuanto a la Justicia Transicional los esfuerzos de Liberia se han orientado a colaborar con grupos locales para adaptar los métodos de justicia de transición a sus propias comunidades.

Una historia violenta, una frágil paz.

Entre 1989 y 2003 Liberia fue envuelta por la guerra civil. Más de 200.000 personas murieron, las estructuras estatales colapsaron y un millón de personas fueron desplazadas de sus hogares.

A pesar de 13 acuerdos de paz, breves cese al fuego e intentos de formar nuevos gobiernos -incluyendo la elección de Charles Taylor como presidente en 1997- continuaron los enfrentamientos.

El conflicto sólo se detuvo con el Acuerdo General de Paz (CPA) de Accra, Ghana. Poco antes de la firma del CPA, Charles Taylor renunció y se exilió en Nigeria. Actualmente está siendo juzgado en La Haya por crímenes de guerra relacionados con Sierra Leona.

Después de una transición de dos años, Ellen Johnson-Sirleaf fue elegida Presidenta en 2005 -la primera jefa de estado femenina de África.

Desde 2003, dos procesos principales de justicia transicional han estado operando en Liberia: la búsqueda de la verdad y la reforma del sistema de seguridad (SSR). Aunque han sufrido restricciones de capacidad y cuestiones de credibilidad, han producido algunos resultados significativos.

La Comisión de Verdad y Reconciliación (TRC) de Liberia comenzó a trabajar en 2006. Realizó amplias investigaciones y muchas audiencias públicas, reunió cerca de 20.000 declaraciones y escuchó casi 800 testimonios. Leer más…

  • Marruecos

La historia de Marruecos desde su independencia en 1956 estuvo marcada por la represión y las violaciones generalizadas de los derechos humanos. Desde 2003, el ICTJ ha trabajado en Marruecos con funcionarios y grupos de la sociedad civil para abordar este legado de violaciones a través de su proceso de justicia transicional. Leer más…

  • Sierra Leona

El Acuerdo de Paz de Lomé trajo cierto alivio a Sierra Leona en julio de 1999 después de una década de conflicto violento. Desde 2001, el ICTJ ha asesorado a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, al Tribunal Especial para Sierra Leona y a otras iniciativas de justicia.

Sierra Leona sigue abordando los legados de un conflicto civil de 10 años marcado por una intensa violencia contra civiles, el reclutamiento de niños soldados, la corrupción y la lucha sangrienta por el control de las minas de diamantes. La guerra cobró decenas de miles de vidas civiles; el número de personas violadas, mutiladas o torturadas es mucho mayor.

En julio de 1999, el Gobierno de Sierra Leona y el grupo rebelde del Frente Revolucionario Unido (RUF) firmaron el Acuerdo de Paz de Lomé (LPA). Acordaron establecer una Comisión de la Verdad y la Reconciliación (TRC) que comenzó a trabajar a finales de 2002. La CVR presentó su informe final en octubre de 2004. Sin embargo, el acuerdo concedió una amnistía general incondicional a todas las partes, una decisión que fue criticada intensamente.

En junio de 2000, el presidente de Sierra Leona, Ahmad Tejan Kabbah, pidió a la ONU que ayudara a establecer un tribunal especial para procesar a los responsables de violaciones de derechos humanos durante el conflicto. El Tribunal Especial para Sierra Leona inició operaciones en julio de 2002. A principios de 2011, el tribunal acusó a 13 personas y condenó a ocho.

La LPA y la TRC también establecieron un programa de reparaciones. En 2007, el gobierno designó a la Comisión Nacional de Acción Social (NaCSA) como la agencia oficial de implementación. El programa ha enfrentado muchos desafíos para proporcionar reparaciones significativas a las víctimas-en gran parte debido a la falta de fondos. Leer más…

  • Sudáfrica

La experiencia de Sudáfrica frente a los legados del apartheid ha desempeñado un papel importante en el desarrollo del campo de la justicia de transición. Sin embargo, ha faltado mucho y la rendición de cuentas de muchas cuestiones aún no se ha logrado. La Justicia Transicional trabaja allí para apoyar los derechos de las víctimas y desafiar la impunidad de los perpetradores.

Frente al legado del apartheid.

Más de cuarenta años de apartheid han arrojado una larga sombra de violaciones de derechos humanos, incluyendo masacres, torturas, prisión prolongada de activistas y discriminación racial invalidante.

La liberación de Nelson Mandela en 1990, después de 27 años de prisión, condujo a negociaciones entre el gobierno del apartheid de Sudáfrica y el Congreso Nacional Africano y elecciones en 1994.

En 1995, el Parlamento sudafricano ordenó el establecimiento de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (TRC). El informe de la CVR, publicado en 1998, incluía testimonios de más de 22.000 víctimas y testigos. Más de 2.000 testificaron en audiencias públicas. Pero la mayoría de los demás esfuerzos para responder a los derechos de las víctimas y perseguir la responsabilidad penal individual por los crímenes cometidos durante el apartheid han fracasado.

La ley TRC autorizó una polémica oferta de “amnistía por la verdad” a los perpetradores de abusos contra los derechos humanos que estaban dispuestos a confesar. El proceso de indultos presidenciales del ex presidente Thabo Mbeki, descrito públicamente como un medio para resolver “los asuntos pendientes de la CVR”, llevó a cabo procedimientos secretos que excluyeron la representación de las víctimas.

Durante 2008, la Corte Suprema de Pretoria declaró inconstitucionales las enmiendas de la Política de la Fiscalía. En 2010, el Tribunal Constitucional confirmó el derecho de las víctimas a ser consultadas antes de que se concedieran indultos políticos. El ICTJ fue un solicitante en ambos casos.

A pesar de la eliminación de tales medidas de promoción de la impunidad, no se ha presentado un caso concreto de enjuiciamiento ante los tribunales. No obstante el requisito de la Corte Constitucional, no se han realizado consultas significativas con las víctimas sobre la cuestión de los indultos políticos. Leer más…

  • Sudán

Después de dos décadas de una corrosiva guerra civil y continuada carnicería en Darfur, Sudán se dividirá en dos naciones en julio de 2011. El Centro Internacional para la Justicia Transicional ha trabajado allí para crear conciencia sobre los derechos de las víctimas y fortalecer la comprensión de las cuestiones de justicia pertinentes.

Antecedentes

Una guerra civil, una nueva nación. Desde la independencia en 1956, Sudán experimentó dos guerras civiles entre el norte y el sur, en 1955-1972 y 1983-2005. Ambos fueron marcados por atrocidades contra civiles, incluida la violencia sistemática contra las mujeres. El conflicto, que luchó en gran medida por cuestiones de identidad, autonomía regional y recursos naturales, dejó 2 millones de muertos y más de 4 millones de desplazados, principalmente en el sur de Sudán.

La guerra terminó oficialmente con el Acuerdo de Paz Comprensivo (CPA) en 2005 entre el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM) y el gobierno. El CPA incluía disposiciones para compartir los ingresos del petróleo entre el norte y el sur, y seis años de autonomía para el sur, seguido de un referéndum sobre la secesión.

El conflicto continúa en la región occidental de Darfur, en Sudán. Desde 2003, las fuerzas gubernamentales y las milicias han luchado contra dos grupos rebeldes: el Movimiento de Liberación del Sudán (SLM) y el Movimiento Justicia e Igualdad (JEM).

En febrero de 2011, los ciudadanos sudaneses del sur votaron por la independencia del Norte. Las tensiones religiosas, económicas y políticas son altas. Las dos naciones deben trabajar cómo compartir los ingresos del petróleo -el petróleo está en el sur y la infraestructura en el norte-. También deben lidiar con conflictos religiosos y étnicos. Leer más…

  • Túnez

La revolución de Túnez en enero de 2011 abrió la puerta para abordar un pasado de represión política generalizada y violaciones de los derechos humanos. A medida que el país trabaja para restablecer la dignidad de las víctimas y enfrentar décadas de corrupción y violencia, el ICTJ brinda asesoramiento y recursos a los responsables políticos de Túnez ya los grupos de la sociedad civil. Leer más…

  • Uganda

Décadas de conflictos civiles en Uganda han resultado en un abuso generalizado en manos de actores estatales y no estatales, incluyendo homicidios, violencia sexual y uso generalizado de niños soldados. La Justicia Transicional se asocia con líderes de la sociedad civil en el país para buscar compensación por estos crímenes, abogando por la reinserción exitosa de las víctimas y la rendición de cuentas por los perpetradores.

Después de ganar la independencia en 1962, Uganda soportó casi dos décadas de conflicto civil bajo Milton Obote I (1962-1971) Idi Amin (1971-1979) y Milton Obote II (1980-85). Durante este período, se calcula que más de 300.000 personas murieron.

En 1979, exiliados ugandeses -incluyendo el ahora presidente Yoweri Museveni- invadieron el país. Después de una guerra de guerrillas, Museveni y el Ejército de Resistencia Nacional (NRA) obtuvieron el control del país en 1986 e hicieron acuerdos con una serie de contrainsurgencias.

Sin embargo, una insurgencia -el Ejército de Resistencia del Señor (LRA)- ha participado en un prolongado y continuo conflicto con el ejército ugandés en el norte del país. El conflicto incluyó violaciones brutales de derechos humanos cometidas por ambas partes, incluyendo homicidios, violencia sexual, secuestros generalizados y el uso omnipresente del LRA de niños soldados. Se estima que 75.000 niños fueron secuestrados y obligados a servir como combatientes, porteros y esclavos sexuales entre 1979 y 2005.

A pesar de mantener conversaciones de paz de 2006 a 2008, el gobierno no ha sido capaz de poner fin al conflicto con el LRA. Complementar la lucha por la justicia es la situación política del país. Musevini ha estado en el poder desde 1986, y los críticos cuestionaron la legitimidad de sus dos últimas elecciones -incluyendo la de 2016, durante la cual su oponente, Kizza Besigye, fue puesto bajo arresto domiciliario poco antes de la votación.

Conversaciones de paz y medidas transitorias.

En 2006, el gobierno y el LRA iniciaron las conversaciones de paz de Juba para poner fin al conflicto. Las conversaciones terminaron en 2008 sin ningún acuerdo formal, porque el líder del LRA Joseph Kony condicionó su firma final en la cancelación de las órdenes de detención permanentes de la Corte Penal Internacional (CPI) contra él y cuatro de sus principales comandantes.

A pesar de la falta de acuerdo firmado, las conversaciones de Juba llevaron a cinco puntos significativos que el gobierno implementó después de 2008. Esto incluyó el Acuerdo sobre Responsabilidad y Reconciliación (AAR), que instituyó un proceso de búsqueda de la verdad, reparaciones y formal criminal y civil medidas contra los autores de delitos graves o violaciones de los derechos humanos. Leer más

Fuente: Centro Internacional para la Justicia Transicional es una organización internacional sin ánimo de lucro especializada en la justicia en periodos de transición.