JT1

ESCUELAS DE PERDÓN Y RECONCILIACIÓN ESPERE / Julio – Agosto 2019

Por segundo año consecutivo y en alianza con la organización colombiana Fundación para la Reconciliación, durante el mes de julio de 2019 se realizó la primera fase de las “Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE)”. Esta vez, se contó con la participación de dos grupos, cada uno constituido por más de 20 personas, provenientes de distintas organizaciones de la sociedad civil venezolana. La actividad se llevó a cabo en una casa de retiro ubicada en la Urbanización los Guayabitos (Estado Miranda).

El desarrollo de la actividad consistió en jornadas de entre 8 y 10 horas diarias, donde los participantes a través de una metodología y con la guía de facilitadores pudieron vivir un proceso formativo de contenido humanístico basado en sus propias vivencias.

El Director Ejecutivo de Paz Activa, Luis Cedeño, señala que es importante realizar este tipo de actividad por los momentos que actualmente vivimos en Venezuela y menciona que las ESPERE, son una propuesta de trabajo personal y colectivo que busca contribuir a la construcción de cultura de convivencia y de paz sostenible.

El Centro Internacional para la Justicia Transicional, posiciona en un lugar privilegiado a la temática de las disculpas y el perdón: “Son, ciertamente, un paso en la dirección indicada cuando una sociedad tiene que lidiar con las muchas relaciones diferentes que forman parte de un proceso de construcción de reconciliación” (Justicia Reparativa. Más que palabras: Las disculpas como forma de reparación. 2016. p.21). En Paz Activa, decidimos emplear el proyecto de las ESPERE como un elemento que en la ciudadanía promueva la cultura política del perdón y la reconciliación.

Jeannette, una participante de las ESPERE, nos comparte su experiencia:

“Definitivamente las ESPERE ya son parte de los extraordinarios aprendizajes de mi historia. Hay un antes y un después de sentir y entender la potencia del perdón… Reconozco profundamente que tomar la decisión de hurgar y mirar conscientemente las propias heridas no es fácil, pero es la manera inexorable de avanzar sana y justamente, de nutrir la confianza mutua y de mirarnos humanamente. Perdón y libertad se conjugan en las ESPERE haciendo posible la dignidad y el verdadero desarrollo de las sociedades al recuperar el sentido de la vida en común. ¡Gracias!”

Por último, cabe mencionar que en el mes de agosto los dos grupos realizarán la segunda fase: “Escuela de Reconciliación”, con la que culminará el proceso de formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *